UN_logo_colors

La verdad sea dicha y aunque cargantemente reiterativo, el tema de la corrupción que impera en nuestro Chile – lamentablemente – poco nos asombra los diversos escándalos a que nos estamos acostumbrando, clientelismo, favoritismos, colusiones de grandes empresas, fraudes cometidos por la clase política, leyes que son cuestionadas por no contar con la probada honestidad en que fueron tramitadas y aprobadas en el Congreso Nacional.

Estas conductas reñidas con la ética, la integridad, honestidad, transparencia y justicia, daña a la inmensa mayoría de los chilenos que nos ganamos la vida en forma honrada. Sí, somos millones de chilenos que trabajamos y nos desarrollamos en forma honesta e íntegra; aunque algunos fundamentalistas, nos dirá que,  “el que esté limpio, tire la primera piedra” y que todos en algún momento no hemos actuado con la integridad que corresponde y es muy probable que ello sea cierto. La diferencia fundamental en mi opinión, radica que quienes tienen la representación de la ciudadanía en la administración del Estado, quienes hacen las leyes y quienes imparten justicia, los grandes empresarios, si sus actos no son impolutos, transparentes, éticos e íntegros, sus faltas a la probidad, sus ilícitos en cualquiera de sus grados, afectan a todo el país y ello es lo grave y por tanto no comparable.

Aunque algunos sostengan muy sueltos de cuerpos, que las instituciones funcionan, la realidad es muy distinta.  Las instituciones funcionan al compás de los intereses de los grupos de poder en desmedro de la inmensa mayoría en casi todos los ámbitos y eso es una verdad indiscutible. Lo peor de todo, que esta corrupción ya instalada, es transversal en todas las tiendas políticas, que se suponen que son las corrientes de opinión en que se aglutinan de diversas formas la ciudadanía mediante la militancia, simpatía o simple adherencia independiente mediante el sufragio, en época electoral.

Luego, es imperativo que el poder de la mayoría, se empodere aun más y no sigamos aceptando esta lacra que es el peor cáncer que puede sufrir un país, cuando cae en estas prácticas que desgarran la esencia misma de la vida republicana de los chilenos.

Este próximo 23 de octubre los chilenos estamos llamados a concurrir a las urnas para elegir a las autoridades municipales y debemos en primer lugar, pese a las maquinaciones producto de “otras desinteligencias” que afectan a casi medio millón de personas que fueron curiosamente cambiadas de sus comunas de residencia habitual y vigente, concurrir masivamente a cumplir con este acto ciudadano y romper la apatía política traducida en altas abstenciones.  Desde luego, somos nosotros la mayoría los que tenemos el sartén por el mango y, si no estamos de acuerdo con toda esta clase de barbaridades que somos testigos a diario en materia de corrupción y descomposición absoluta de la clase política, concurrir a las urnas, no es una opción, es una obligación y aprovechar esta instancia para votar bien y no elegir a los mismos de siempre y a los corruptos.

La alternancia en el poder es una de las características de la democracia además que es sano, pues autoridades que se eternizan en sus puestos por “pequeños” que sean, son excelentes caldos de cultivos para la corrupción, las malas prácticas y los favoritismos.  Si no actuamos en consecuencia y seguimos aceptando a los corruptos de siempre, los únicos perjudicados seremos nosotros, nuestros hijos y nietos, con el agravante que una vez instalada la corrupción, sacarla es prácticamente imposible.

Por ello, es importante votar bien, votar por el que menos promete y más trabaja, por el que se atrevió a firmar un acuerdo de honestidad y transparencia. ¡Miren a lo que hemos llegado!  Se necesita un compromiso escrito para actuar en forma decente. Esa es una prueba más de la decadente clase política que debemos sí o sí, desterrar para siempre empezando por las municipales y terminando el próximo año con la elección de congresistas y Presidencial.

Tú anuncio, aquí

En Punto Tecnológico, tenemos las mejores opciones para la publicidad digital de tu emprendimiento. Contáctanos, sin compromisos.

Productos Gourmet

Ayelén Los Ríos rescata de nuestra herencia familiar las recetas que dan origen a los  productos que hoy compartimos con la comunidad  valdiviana. De esta forma la propuesta de Ayelen  Los Ríos  logra la fusión de la cocina alemana, española y chilena en un producto fresco, sano y agradable al paladar.

Mi Blog al instante

Construye sitios web de manera fácil, atractiva y profesional con WordPress.  Podrás crear una variedad y cantidad ilimitada de sitios web para ti y tus clientes. Mi Blog al instante te ofrece el mejor servicio de post venta y soporte.

Sígueme en las Redes Sociales

Pin It on Pinterest

Share This

Share This

Share this post with your friends!